Operación Triunfo 2018

Operación Triunfo 2018, o cómo dejar la TV y triunfar en redes sociales

Hay veces que el cambio es necesario y lo de “renovarse o morir”  puede ir más en la línea del “si no puedes con tu enemigo, únete a él”. Así lo ha demostrado Televisión Española al devolver a la vida Operación Triunfo, aquel programa que en 2001 cambió el panorama musical televisivo en nuestro país y que fue la sensación del momento.

Ninguna edición de Operación triunfo logró reeditar el éxito de la primera temporada y, habiendo caído las audiencias año tras año, tras la edición de 2011 la cadena decidió darle un parón al programa. Hasta el año pasado. De manera sorprendente, La 1 anunció que volvería OT de manera totalmente renovada. Y que en lugar de competir con Internet y las redes sociales, el programa sería nativo en YouTube y el resto de plataformas. Tiraban la toalla en lo de luchar contra el fenómeno online y apostaban por abrazarlo por completo.

Lo curioso de Operación Triunfo 2017/2018 es que RTVE siempre fue muy reacia a apostar por los modelos online y a poner sus series y programas en Internet. Es más, persiguen con frecuencia los vídeos que llegan a YouTube y otras plataformas, obligando a los usuarios a usar su interfaz, nada amigable.

Sin embargo, viendo que el programa no era rentable y no lograba la audiencia esperada, decidieron entregarse al enemigo: Crearon un canal de YouTube conocido como Operación Triunfo Oficial y lo convirtieron en el principal emisor de todos los vídeos. Las 24 horas del día. Y de ahí a un éxito que, según muchos observadores de los medios de comunicación, es similar al de la primera edición de hace 16 años.

 

Las redes sociales en Operación Triunfo 2018

 

No solo la emisión del programa en televisión quedó en un segundo plano, sino que TVE no quiso jugársela creando una plataforma propia. Apostaron por ir a donde estaba su nuevo público objetivo: YouTube y el resto de redes sociales. Las galas y el día a día se emiten en la plataforma de vídeos de Google. Y cualquier usuario puede encontrar el contenido cuando quiera consumirlo.

¿Ha funcionado? Las cifras parecen decir que sí. El canal cuenta con más de 537.000 seguidores. Todo lo que los seguidores de Operación Triunfo quieran ver lo encuentran allí:

  • Vídeos de todas las galas y actuaciones.
  • Crónicas de las actuaciones y noticias.
  • Vídeos que recuerdan momentos divertidos, la emoción del día a día y diversas polémicas.
  • El día a día de la academia, las clases, los exámenes…
  • Eventos especiales como las visitas de anteriores participantes de OT.

El éxito de este nuevo Operación Triunfo 2017/2018 –y del que ya se ha confirmado una nueva temporada– es que RTVE ha sabido impactar al público objetivo del programa, los jóvenes. Asumiendo que se trata de una audiencia que se aburre frente a los medios tradicionales.

¿Qué ha cautivado a la nueva audiencia de Operación Triunfo? Algo muy de las redes sociales como es la naturalidad de los concursantes. Se les ve accesibles y los espectadores se sienten muy identificados con ellos, pueden verse reflejados en aquellos que participan en el programa. Casi todos los concursantes, además, tienen entre 18 y 21 años, un rango de edad que corresponde a una audiencia que usa YouTube de manera nativa. Tanto los que participan en el programa como quienes los siguen se mueven como pez en el agua en las redes sociales, y la plataforma de Google da muchas ventajas:

  • Los propios seguidores del programa comentan los vídeos y los comparten.
  • Al haber visitado los vídeos, aparecen en los recomendados de la plataforma.
  • El programa se convierte en trending topic.

¿Qué significa todo esto? Pues que la viralidad propia de las redes sociales es lo que lleva a Operación Triunfo a convertirse en el programa de moda. Sin los habituales anuncios de televisión y con una inversión mínima. Y algo que es también muy importante, no hay usuarios que graben el contenido emitido en televisión y que luego lo suban a la red de Google  Al entrar OT en YouTube, ya se termina con las cuentas que sin permisos de copyright copiaban el contenido y lo subían a la plataforma de Google. Si ahora algún usuario lo hace, los ingresos de esos vídeos por publicidad irían a parar a la cuenta oficial de OT, gracias al sistema de derechos de YouTube.

Para poder llegar mucho más lejos, Operación Triunfo no se queda en YouTube. Tras los vídeos, todo se mueve hacia Facebook, Twitter e Instagram.

  • OT cuenta con 386.000 seguidores en Instagram, y es de las tres redes sociales, aparte de YouTube, en la que más ganas ha puesto RTVE. Los concursantes no pueden entrar directamente en las redes –es más, tienen acceso restringido mientras dura su participación– y las fotos y Stories que crean se los pasan a un community manager que los publica en sus cuentas oficiales. Un ejemplo: la concursante Amaia amasa más de 600.000 seguidores en Instagram.
  • En Twitter, una red social que muchos creen que se está quedando atrás, el éxito ha sido gracias a los propios seguidores, que empezaron a comentar masivamente todo el contenido que veían en YouTube. La cuenta oficial de Twitter de OT se convirtió en clave para generar conversación, haciendo que todo aquel que quisiera opinar sobre cada gala lo hiciera a través de Twitter. Era posible enviar mensajes a través de un hashtag en Twitter directamente al equipo de Operación Triunfo. ¿Fue un éxito? Solo en la gala final se lanzaron la friolera de 792.000 tuits.

En números más directos, ¿cómo se ha traducido el éxito de Operación Triunfo 2017/2018? Por ejemplo, con los ingresos directos por los vídeos en YouTube que la plataforma ofrece. SocialBlade hizo un estudio cuantificando el valor de Operación Triunfo en la plataforma de vídeos. Entre 39.900 y 647.000 euros de ingresos mensuales estimados, como se puede ver en su informe:

Operación Triunfo Ingresos redes sociales

Para muchos, el éxito de la estrategia en redes sociales del nuevo Operación Triunfo es incontestable. Sin embargo, muchos advierten de que el fenómeno no es tal comparando los datos de audiencia televisiva en todas las emisiones del programa. Pero no podemos fijarnos solo en ese dato, ya que el éxito del nuevo OT está en las redes sociales y en YouTube, más allá de la televisión. Y por eso se habla tanto de ello, recordando a los tiempos de aquella primera edición de 2001.